La necesidad de la formación a lo largo de la vida profesional

Si te gusta, comparteShare on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook



Imagen del blog de Judith y Anna

La formación suele desatar muchos debates y comentarios, muy alejados de la gran frase “es necesario”, porque poner en duda que la formación a lo largo de la vida profesional de una persona es totalmente necesaria no lo duda nadie.
¿O sí?
Pues sí, todavía hay personas que dicen sí al reciclaje para “otros” pero no para sí mismos.

Lo hemos escuchado en diversos foros y a diversas personas (tanto trabajadores como empresarios) con una frase un tanto desacertada “a mi edad qué me van a enseñar” o “yo ya lo he aprendido todo”.
Entendemos que cada persona es consciente de su situación personal, profesional y particular, pero de ahí a utilizar estas frases como sentencias, dista un buen tramo.
El reciclaje es necesario, cualquiera debería saberlo. Hemos pasado muchos años en que a pocas personas les preocupaba reciclarse porque todo iba viento en popa. Ahora las cosas han cambiado y también la tendencia: Muchas personas, muchísimas, están haciendo cursos de formación, sectoriales, de idiomas, de informática básica. La lista es interminable.
Pero hay sectores donde este reciclaje es más importante, si cabe.
Hacer un listado nos llevaría a ampliar los debates y el motivo de este artículo, pero podemos poner ejemplos como la peluquería, la estética, la moda, el periodismo, la docencia.
Son sólo unos breves ejemplos de que cualquier sector se ve afectado por los cambios y la capacidad de adaptación es necesaria, urgente en muchos casos.

La formación es una de estas posibilidades, a más formación, más versatilidad, más capacidad de adaptación, más competitividad y, por extensión, más ventas (o más posibilidad de acceder a ellas).

¿Quién duda de la necesidad de la evolución, adaptación y reciclaje?

La necesidad de formación y no sólo cuando una persona tiene 16 años, o antes de iniciar su etapa laboral, sino a lo largo de toda su vida, porque pocos son los afortunados que a día de hoy, pueden empezar y terminar dicha vida laboral en el mismo puesto de trabajo (sea o no autónomo) y sin adaptarse a cientos de modificaciones). Esta es otra cuestión a mencionar, las personas reniegan de las tendencias formativas (las propias, no las ajenas) pero cambian el panel de la entrada del comercio, cambian la máquina registradora por un CRM, diesñan una web o se introducen en el maravilloso mundo de las redes sociales.
Ni más ni menos que adaptación a las nuevas tendencias.
Surgen muchas contradicciones, de ahí que no entendamos muy bien los comentarios que hemos escuchado en diversos foros; suponemos que más por una tendencia personal sustentada en motivaciones personales que por una oposición real a la adaptación y a la necesidad de la formación.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies